16 August 2016

El verano siempre invita a leer o a leer más como es mi caso. Aunque trato de mantener un ritmo de lectura lo más constante que puedo todo el año, normalmente los meses de verano suelo leer mucho más. La playa es un sitio que me gusta para leer, sobre todo por las mañanas o a última hora de la tarde, momentos en los que aquí en Galicia las playas suelen estar muy tranquilas porque hace fresco a pesar de estar en verano.

A la hora de leer intento intercalar diferentes tipos de libros, novelas, libros técnicos, biografías, libros deportivos… normalmente las novelas son siempre la línea principal de lectura y entre ellas suelo ir intercalando lo demás, incluso a veces en paralelo, aunque las menos. Para esto el kindle ayuda mucho. Tengo la primera versión, aquella que tenía un teclado físico que por alguna razón a alguien en amazon se le ocurrió que podía ser útil, y que yo no he utilizado aún creo en todo estos años. Las siguientes versiones ya no lo tuvieron hasta hoy. Lo cierto es que esta primera versión, quitando lo del teclado fue una gran compra, es muy útil poder tener varios libros en un dispositivo pequeño, sobre todo si te vas unos días de viaje y estás a punto de terminar un libro o pretender leer varios cortos. También es sorprendentemente resistente a la arena, he de decir.

Este verano he aprovechado unos días de vacaciones para desconectar en una zona de playa, lo cual ha incrementado el ritmo de lectura y también el maltrato al kindle con arena de nuevas zonas, más fina y con más papeletas de colarse por algún sitio, pero sigue aguantando. En una semana he devorado 3 libros, siguiendo la rutina habitual de novela - otra cosa - novela. Los elegidos fueron:

  • Cicatriz de Juan Gómez Jurado: Es la quinta novela de este escritor, que conocí por un artículo que escribió titulado “La piratería no existe” y cuyo primer libro compré a través de su iniciativa un libro, un euro. A partir de ahí he leído todos y me ha gustado la evolución. No soy un experto en crítica literaria ni mucho menos pero he visto una evolución en la manera de escribir que me ha gustado. Los hilos argumentales siempre me han gustado desde el principio, igual que la ambientación y los personajes, pero la prosa ha ido ganando ritmo con el tiempo, lo cual a mi personalmente me encanta. Cicatriz es un libro que mezcla los tópicos de las películas de detectives de los 90, con la mafia rusa y startuperos con vocación de hackers, todo ello con un hilo principal que tiene sentido y te mantiene en vilo… necesitas que te diga algo más para leerlo?
  • Correr o Morir de Kilian Jornet: Descansando un poco de la novela, tenía ganas de leer algo de Kilian, que para los que no lo conozcáis, es un esquiador y corredor de carreras de montaña español. Además de ser un número uno en sus deportes, le gustan los retos, y de hecho estos días está a punto de intentar batir el récord de ascenso del Everest. En Correr o Morir cuenta en primera persona varios retos que ha hecho, sus sentimientos en cada momento, sus momentos críticos, momentos felices, sus miedos… pero sobre todo cuenta que lo que hace lo hace porque le hace feliz, que es una gran filosofía de vida, hagas deportes extremos o cualquier otra cosa.
  • El francotirador paciente de Pérez Reverte: Volviendo de nuevo a la novela tenía ganas de volver a leer algo de Pérez Reverte. Es un escritor que me encanta, dejando al margen el personaje público y sus declaraciones como escritor me gusta mucho. Sus ambientaciones y sus personajes siempre me han parecido muy buenos. Llegas a creer que conoces al personaje principal de sus novelas desde siempre. En este caso me ha gustado especialmente que el personaje principal fuese femenino. Aunque el tipo de novela pueda recordar a otras suyas anteriores cambiando escenarios y tema de fondo, lo cierto es que siempre resulta entretenido de leer.
Share on twitter



blog comments powered by Disqus