09 June 2017

15 días, es todo lo que queda para enfrentarse al gran reto. A estas alturas se podría decir que está todo hecho y ahora sólo es cuestión de dejar pasar los días, calmar los nervios y presentarse en la línea de salida.

Estos días no queda mucho que hacer más que preparar los últimos detalles. A nivel entrenamiento la base ya está hecha y ahora se trata de cuidar el cuerpo y bajar la carga de forma progresiva para llegar en las mejores condiciones posibles. La semana pasada no pude entrenar ningún día por un virus que me afectó al estómago y que me tuvo KO unos cuantos días, sin poder comer prácticamente nada los primeros días, de hecho perdí cuatro kilos en muy poco tiempo. Por suerte ya estoy recuperado y en proceso de recuperar el peso perdido. Dicen que para un Ironman no es del todo malo llegar un poco pasado de peso por todo lo que vas a perder durante la prueba, y yo ahora mismo no estoy pasado sino que estoy bastante por debajo de lo que debería, así que toca comer estos días, pero sin volverse loco, recuperar peso sí, pero manteniendo la alimentación de calidad.

Estaba un poco preocupado por que hubiese perdido forma o el virus me hubiese dejado más débil, pero al retomar los entrenamientos esta semana poco a poco me he ido encontrando cada vez mejor así que por ese lado me quedo tranquilo. Me he perdido el triatlón de Baiona, que me iba a venir muy bien para ajustar los últimos detalles pero bueno, por suerte había metido dentro del calendario otro olímpico que sí pude disputar así que más o menos por ese lado tengo todo controlado.

Alimentarse durante el Ironman

Como en casi todo en la vida, si uno empieza a leer y buscar por Internet o en libros sobre un tema concreto, al final encuentra muchísima información y también muchísima opinión, a veces opiniones que se contraponen unas a otras, y uno termina por empezar a dudar de todo. En el caso de la alimentación para un ironman pasa un poco lo mismo, así que el consejo con el que más me quedo sin duda es que la alimentación hay que entrenarla también.

Entrenar la alimentación no es más que probar las cosas durante los entrenamientos y ver lo que a uno le va bien, porque al final, aunque haya pautas y guías de como hacerlo, si algo no le sienta bien a tu cuerpo pues no hay nada que hacer, sino identificarlo cuanto antes y cambiarlo. En ese sentido mi plan para el ironman viene un poco de cosas que he leído y consejos que me han dado, pero que todos he probado antes y comprobado que me van bien y las cosas que no me funcionan las he eliminado, así que en realidad lo que voy a contar es mi plan, que no tiene porque funcionar para otra persona.

Lo primero a tener en cuenta es que vamos a encadenar tres deportes radicalmente distintos entre sí, por lo que la alimentación va a ser diferente en cada uno de ellos.

En el sector de natación, en realidad no hay nada de alimentación. Son menos de 2 horas de duración, por tanto el cuerpo debería tener energía suficiente si nos hemos alimentado adecuadamente en los días y momentos previos. Además en el agua es complicado poder avituallarse. En este sector con lo que hay que tener cuidado es con no tragar agua de mar, porque el exceso de sal puede provocar problemas de estómago cuando después empecemos a alimentarnos durante el resto de la competición. Nada más salir del agua, en la transición o durante los primeros metros en la bici es bueno tomar uno o varios tragos de agua para quitarnos el sabor salado y limpiar los restos de agua salada.

Durante el sector de ciclismo hay que prestar mucha atención a la alimentación, será el sector donde más tiempo estaremos a priori, y donde será más cómodo comer y beber. Aquí siempre dependerá de lo habilidoso que sea cada cual pero por norma general en la bici siempre hay momentos donde se puede tomar alimento sólido sin mucho problema. Yo personalmente agradezco poder tomar alimento sólido y durante el ciclismo aprovecharé para hacerlo todo lo que pueda, mi plan es tomar barritas y algún plátano, que me sientan muy bien. No está mal tampoco intentar comer algo salado, como un pequeño sándwich por ejemplo, esto encima de la bici igual es complicado llevarlo, o no, depende también un poco de la configuración de la bici y la capacidad de almacenaje que se tenga, pero si no, en las transiciones puede ser un buen momento, ya que en un ironman perder unos minutos en la transición no debería suponer ningún problema. El hecho de tomar algo salado puede venir bien por un lado para recuperar sales, y también para no estar todo el tiempo abusando de lo dulce que al final puede hacer incluso que se termine por cerrar el estómago. A nivel cantidades, la idea es tomar algo, bien barrita bien plátano, cada 45 minutos más o menos.

Por otro lado está el tema hidratación, igual de importante o más. En este caso las ideas claves son mantener el cuerpo hidratado, reponer las sales que se pierden al sudar y ayudar a que la asimilación de la energía sea lo mejor posible. Una cosa que aprendí es que para que el cuerpo asimile los nutrientes de la comida hace falta que haya líquido en el estómago para que estos pasen a la sangre. Si nos falta líquido el efecto es contrario y es el estómago el que recoge agua del cuerpo para hacer el proceso de digestión haciendo que nos deshidratemos en lugar de conseguir energía. No tengo muy claro si lo he explicado de forma muy científica pero bueno la idea en resumen es beber un buen trago de líquido después de tomar algo sólido. Además de eso cada hora se deberían beber unos 750 ml entre agua y bebida isotónica para recuperar también las sales perdidas. En el caso de As Pontes, los avituallamientos están separados por unos 22 o 23 kilómetros por lo que en caso de llegar con los botellines muy llenos es señal de que no estaré bebiendo lo que toca.

Por último en la carrera a pie normalmente no se pueden tomar alimentos sólidos, y digo normalmente porque cuando vas corriendo a un ritmo normal es muy complicado poder masticar y se hace muy incómodo, de ahí que en este sector se tire de geles principalmente. En el caso del ironman la cosa cambia un poco, quitando los profesionales que van a ritmos rápidos y que no se paran durante el maratón, el resto de los mortales hacemos ritmos más bien discretos y pararse tampoco es tan grave. Mi idea es combinar los geles con algo sólido en los avituallamientos, alguna barrita, fruta, frutos secos, un poco según lo que vaya pidiendo o vaya admitiendo mejor el cuerpo. Tampoco me gustaría pararme mucho, simplemente el tiempo necesario para coger algo y salir caminando los primeros metros mientras se toma para luego retomar otra vez el ritmo de carrera. Creo que puede ser una buena estrategia para no perder demasiado el ritmo pero al mismo tiempo poder alimentarse mejor.

Share on twitter



blog comments powered by Disqus