18 November 2016

Estos días ha salido el calendario provisional de la Federación Galega de Triatlón para el próximo año. Aunque el triatlón sea un deporte todavía joven, en Galicia hay bastante tradición, de hecho de los tres campeones del mundo que tenemos en España, dos son gallegos, Iván Raña y Javi Gómez Noya. Eso hace que aquí este deporte tenga bastante tirón y que haya un montón de pruebas. De Mayo a Octubre tenemos pruebas casi todos los fines de semana, con características y distancias muy variadas.

En mi caso como ya sabéis mi día D será el 25 de Junio, en la primera parte de la temporada, aunque con tiempo suficiente para prepararlo. Aquí en Galicia hasta finales de Abril es complicado poder entrenar en el mar, y aún así la temperatura del agua es bastante baja. Dos meses creo que es margen suficiente para volver a acostumbrar el cuerpo a la natación en el mar y la ventaja de tener tu objetivo pronto es que hay margen para disfrutar aún del resto de la temporada, aunque ya veremos como acabamos de ganas.

Por ahora queda mucho y pueden cambiar muchas cosas pero no está mal mirar el calendario y pensar que pruebas pueden ir bien para preparar el objetivo. Entrenar está bien pero las competiciones siempre dan un punto más. En el caso de un triatleta amateur no es que coger el ritmo de competición tenga algún efecto pero sí que viene bien practicar algunas situaciones con fuego real, como la natación con mucha gente, las transiciones, el drafting, etc… también viene bien para probar material o alimentación con el estrés de una competición.

El efecto dorsal

Es casi inevitable ir a una competición y no querer ser competitivo, da igual que seas un deportista amateur, que sepas que no vas a quedar más allá de media tabla de clasificación, cuando te pones un dorsal o llevas un chip de cronometraje la vena competitiva aflora. Normalmente uno compite contra sí mismo, intentar mejorar la marca de uno mismo es siempre un objetivo y eso no es malo de por sí. Pero a veces hay que entender que sólo estamos preparando un objetivo mayor y tomarlo con calma. Un peligro evidente es el de lesionarse por querer ir al límite cuando no toca.

Mi calendario

Revisando el calendario de este año me he hecho una primera idea de como debería ser la temporada hasta el día del ironman. El año pasado hice algo parecido con el objetivo del medio ironman y me fue bastante bien. La idea este año es bastante parecida, con la ventaja de conocer ya algunas pruebas. Esta es un poco la idea a priori:

  • Duatlón de Arteixo: La temporada de duatlón se centra sobre todo en los meses de febrero y marzo. A esas alturas ya habrá pasado el trabajo de preparación de la temporada y estaremos empezando a trabajar ritmos así que es una buena piedra de toque. Además viene bien para empezar a practicar transiciones y la sensación de ponerse a correr después de la bici.

  • Triatlones de Riazor y Oleiros: Dos triatlones en distancia sprint al lado de casa, este año además muy seguidos a priori en el calendario y nada más empezar la temporada, en el mes de mayo. No me va mucho la distancia, demasiado rápidos para mí, que soy más de fondo, y además suelo salir retrasado del agua, pero como he dicho antes, sólo es preparación así que creo que vienen bien como primeros ensayos.

  • 113SWRR de Sanxenxo: Un medio ironman hacia finales de mayo, más o menos un mes antes del objetivo. Esto ya es una prueba seria, no sólo por la distancia sino porque podré probar a fondo la bici, así como el resto de material, ensayar la alimentación, ritmos, etc… Este hay que tomarlo sí o sí como una prueba. Al ser sólo un mes antes del objetivo hay que verlo como un entreno de calidad para no forzar el cuerpo en exceso.

  • Triatlón Atlántico Baiona: Distancia olímpica, sin drafting, más o menos 3 semanas antes del objetivo y sólo dos semanas después del medio anterior. Por esto lo tengo como duda. Me gusta porque fui el año pasado y me pareció espectacular, por lo bien organizado y por el recorrido, precioso y rápido. Además al ser sin drafting serviría para hacer los últimos ajustes en el material y en caso de querer hacer algún ajuste después de Sanxenxo, poder probarlo. Sin embargo al ser tan sólo dos semanas después tengo miedo de cargar el cuerpo en exceso así que veré.

El resumen sería que antes del objetivo haría un duatlón, dos triatlones sprint, un medio ironman y puede que un olímpico sin drafting. Creo que por carga de competición está bastante bien, quizás el último olímpico lo haya que quitar pero en general me parece asumible. Hay terreno y días para probar cosas de material y sobre todo de alimentación. Nunca he tenido problemas con esto la verdad, pero nunca me he enfrentado a un ironman, y sí tengo la sensación de que en los medios de la temporada pasada me quedé corto de energía al final por no haber comido o hidratarme lo suficiente y esto también ha que entrenarlo y si es en competición mejor.

Share on twitter



blog comments powered by Disqus