30 September 2017

Estos días aparecía la noticia de que Marea, así se llama el nuevo cable submarino desplegado por Microsoft, Facebook y Telefónica, había terminado de ser desplegado. Este cable, de 6.600 km de longitud y que llega hasta los 3.350 metros de profundidad en el océano, une Bilbao con Virginia.

Sentados cómodamente en nuestra casa podemos coger nuestro ordenador, teléfono móvil o tablet y conectar con cualquier persona en cualquier parte del mundo. Podemos hacerlo sentados delante de una mesa, tirados en el sofá, desde la cama o hasta desde hamaca en el jardín. Vivimos en la era de la conectividad, en la que estamos permanentemente conectados al mundo con nuestros gadgets, sin necesidad ya de ningún cable. Las ondas fluyen por el aire llevando nuestras voces, nuestros datos, o cualquier otra información hasta donde queramos, sin más, tan sólo apretando un par de botones, teclas o una pantalla táctil.

Pero la realidad es que todo esto es un poco más complicado de lo que nos resulta a nosotros en realidad. Para que todo esto sea posible, el mundo entero está interconectado, pero no a través de ondas por el aire, sino a través de cables, algo que nos puede parecer muy rudimentario a la vista de lo anterior, pero que funciona.

El mapa de los cables submarinos

Marea, el nuevo cable desplegado, no está sólo ni mucho menos. En la actualidad hay muchos más cables desplegados a través de los océanos para unir los continentes entre sí, posibilitando todas esas conexiones entre dos puntos cualesquiera del planeta. Y por supuesto para localizarlos hay un mapa, o muchos en realidad.

Gracias a las nuevas tecnologías hoy en día tenemos diferentes webs en las que podemos consultar todos los cables submarinos que existen. Una de las más famosas es Submarine Cable Map en la que podemos consultar todos los que hay, ver que ciudades conectan, que empresas operan con él, etc…

mapa-cables-actual

Algo de historia

Aunque ahora las nuevas tecnologías nos permitan ver de un modo cómodo todos los cables submarinos que existen en un único mapa, desde siempre esta fue una de las opciones preferidas para mostrarlos. Lógicamente no eran mapas tan sofisticados pero cumplían su función. El siguiente mapa, por ejemplo, muestra el primer cable submarino que se desplegó en la historia.

mapa-primer-cable

Se desplegó en 1858, no tenía nombre, como lo tienen todos ahora, y no fue un gran éxito ni mucho menos, ya que duró apenas un mes. Cruzaba el atlántico para unir Europa con América, desde Irlanda hasta Canadá, y a través de él se envió el primer mensaje telegráfico entre Londres y Nueva York, un mensaje enviado por la reina Victoria al presidente de Estados Unidos y que tardó la friolera de 17 horas en transmitirse completo. Por aquel entonces la velocidad no se medía en terabits por segundo sino en minutos por carácter, ¿cómo cambió la cosa no?.

Hoy en día hay más de 300 y se siguen desplegando algunos nuevos, como es el caso de este último MAREA. La vida media está en unos 25 años aunque depende mucho de las condiciones y las velocidades de transmisión son bastante más altas que las de aquel primer telegrama, hasta 160 Terabytes por segundo se supone que puede llegar este último, que dicho así igual no parece mucho, pero serían unas 16 millones de veces más rápido que cualquier conexión a Internet de la que disfrutamos hoy en día en nuestras casas.

Share on twitter



blog comments powered by Disqus