08 September 2016

Esta semana, comiendo con Andrés y con Fran surgió el tema de como gestionábamos nuestros RSS y cuantos feeds eramos capaces de seguir realmente.

Hoy en día tenemos muchísimas fuentes de información diferentes a nuestra disposición, que nos llegan a través de diferentes formatos (blogs, twitter, redes sociales, …) y que consumimos en diferentes medios (móvil, tablet, ordenador).

En mi caso me llega información a través de mi RSS, con los blogs que sigo, Twitter, algo a través de Facebook, aunque la mayoría de cosas que suelen llegar por aquí, además de cotilleos de los amigos, son posts virales del tipo “25 sitios que jamás pensarías que existen”, de vez en cuando surgen enlaces interesantes. También estoy empezando a consumir últimamente vídeos en Youtube a través de varios canales a los que me he suscrito, más bien relacionados con el triatlón y las carreras de ultra distancia.

Como gestiono mis fuentes de información

En el caso del Twitter la verdad es que no filtro prácticamente nada ya que no me molesta demasiado. Suelo revisar mi timeline un par de veces al día por si veo algo interesante y si es así suelo leerlo al momento o esporádicamente guardarlo para leerlo luego, aunque esto último intento evitarlo porque la realidad es que al final lo que guardo termino por no leerlo, como ya explicaré en el tema de los RSS. Suelo hacer esto en algún momento tranquilo del día donde sepa que tengo algo de márgen para, si encuentro algo que me llama la atención, poder leerlo en ese momento.

En el caso de los RSS he ido probando metodologías diversas para tratar de gestionar algo que era ingestionable, creo que en algún momento llegué a tener más de 100 blogs. Cuando me daba cuenta tenía cientos de posts sin leer y cuando me ponía a revisarlo terminaba por descartar directamente todos los de algunos blogs, revisar un poco algunos otros, dejaba algunos marcadas como no leídos para leerlos más tarde y con suerte me daba tiempo a leerme uno o dos posts realmente.

La siguiente vez que encontraba algo de hueco volvía encontrarme cientos de posts nuevos sin leer, más los que había guardado de la vez anterior y vuelta a empezar. Cada vez me llevaba más tiempo gestionar todo eso y cada vez leía menos posts, y los que leía los acaba leyendo en diagonal. Entonces empecé a pensar formas de gestionarlo, por mi cabeza no pasaba que tenía blogs que no necesitaba, a pesar de que con muchos lo único que hacía era echar un vistazo rápido a los titulares y marcarlos como leídos. Empecé a usar distintas aplicaciones y a inventar metodologías, que básicamente consistían en guardar en otro sitio (Evernote, Google Keep, Instapaper) enlaces que me sonaban bien pero que en ese momento no podía leer porque tenía que gestionar cientos de posts y pensar si los quería descartar o leer más tarde. Dentro de los de leer más tarde llegué a tener categorías, creaba carpetas en Instapaper y los iba clasificando.

Por suerte me di cuenta de que todo esto era absurdo. Lo único que hacía era desacumular de un sitio para acumular en otro, y todo mi tiempo se iba en gestionarlo y no en leer, al final no estaba consumiendo nada de información, sólo perdía el tiempo en gestionarla y moverla de un sitio a otro.

Adiós síndrome de Diógenes

Decidí que lo realmente importante para mí era poder leer cosas nuevas, que me interesasen y que pudiese tener tiempo para profundizar en ellas, así que como suele pasar en estos casos, me puse en el extremo contrario. Revisé todos mis RSS e hice limpieza a lo bestia. Ahora mismo en mi lector de feeds tengo 16 blogs. Suelo dedicar una media hora al día como mínimo a leerlo, normalmente durante el desayuno (algún día hablaré de como cambié mis hábitos en el desayuno y de como eso mejoró mi día a día) o antes de acostarme, y suelo leer casi todos los posts. No en todos esos blogs publican todos los días, así que normalmente me suelo encontrar 6 u 8 posts nuevos de cada vez, con lo cual puedo leer todos los que me interesan en ese momento y profundizar algo en alguno de ellos.

Aunque estoy contento con las temáticas que cubren mis feeds actuales, de vez en cuando hago algún cambio o incluso añado alguno nuevo, pero analizo si realmente me aporta o si es mejor que otro similar, y si no es así acabo por eliminarlo para mantener todo bajo control. Al final estoy recibiendo mucha más información que antes con la quinta parte de feeds porque ahora al menos tengo tiempo para leer posts.

Share on twitter



blog comments powered by Disqus