29 October 2016

Hoy toca post, aunque sea corto, que la semana pasada ya no hubo. En realidad estas dos semanas han sido todavía tranquilas, parte de esa época de calma previa de la que hablaba en el último post. Además el fin de semana pasada me pilló de viaje en Barcelona con lo que tampoco pude entrenar mucho. Esto creo que en algún momento será materia de post también, cómo encajar el entrenamiento para un ironman en una vida normal con obligaciones familiares y laborales.

Pero hoy toca hablar un poco de la planificación de la temporada con la mirada puesta en el ironman. Aprovechando que estos días la gente de NoSportLimit nos ha pasado el plan a grandes rasgos, aprovecho para compartirlo por aquí.

Más o menos quedan algo menos de unas 38 semanas para el objetivo que se repartirán en:

  • 8 de acondicionamiento
  • 24 de acumulación
  • 4 de aproximación
  • 2 de puesta a punto

Ahora mismo estamos de lleno en el acondicionamiento, empezando a coger forma poco a poco, mucho trabajo de fuerza que se puede hacer de varias formas. Yo por ejemplo odio el gimnasio, aunque sé que es muy importante, y más en esta fase. Se puede trabajar la fuerza con rutinas de ejercicios para hacer en casa, trabajando con el propio peso del cuerpo, flexiones, sentadillas, ejercicios de core, etc… en Internet hay un montón, además se puede ganar fuerza por ejemplo corriendo por el monte, lo cual yo intento aprovechar para hacer mucho en esta época, en grupo o participando en algún trail cercano, pero sin intentar ir a un ritmo excesivamente competitivo, simplemente con la idea de disfrutar del monte y el aire libre.

Las 24 semanas de acumulación es lo que se suele llamar “hacer fondo”, se trata de intentar hacer tiradas largas, en bicicleta y corriendo por zonas con terrenos más blandos para intentar que sea menos lesivo. Se trata de acumular kilómetros a ritmos lentos, ganando resistencia y creando una buena base. Normalmente serán ciclos de 3 semanas con mucha carga y 1 semana más suave, para recuperar y para que el cuerpo asimile el trabajo. En las últimas etapas de aproximación y puesta a punto es donde se trabajará ya con ritmos específicos para ganar velocidad y buscar el ritmo de carrera según los objetivos de cada cual. Aquí la forma de trabajo será más bien al contrario, menos kilómetros y más intensidad, buscando la forma óptima y al mismo tiempo llegar con el cuerpo descansado para que rinda el día D.

Todo esto como digo es un poco la planificación de mis entrenadores de forma resumida, que luego se traduce en planes semanales, de los que alguna semana seguramente haré algún resumen. Yo no soy un experto en esto ni mucho menos y me limito a contarlo como yo lo entiendo y lo aplico. Si quieres preparar alguna prueba de este estilo, fíate poco de mí, lo mejor es que busques un equipo o un entrenador para que te guíe.

La semana que viene tocará empezar a hablar de material, que alguna novedad tengo ya por casa.

Share on twitter



blog comments powered by Disqus