10 October 2016

Hace unos días impartí un par de talleres sobre OpenStreetMap e información geográfica en dos centros de educación secundaria en Galicia, a través de la asociación GHANDALF, de la que soy cofundador.

osm

Foto de Tucho Mendez

El objetivo

Desde el año 2010, en la asociación GHANDALF, venimos haciendo este tipo de charlas y talleres en diferentes centros de enseñanza. La idea es intentar transmitir a las nuevas generaciones la filosofía del software libre, los datos libres y la importancia de estos modelos colaborativos a partir de varios ejemplos.

En este caso la temática era la información geográfica y el proyecto OpenStreetMap. Las ideas que les quería transmitir eran básicamente tres:

  • Los mapas molan: O más concretamente, como visualizar la información a través de mapas nos ayuda y nos ofrece nuevas posibilidades de análisis.
  • La importancia de los datos libres: Enseñarles a diferenciar entre la representación y la información en sí, los datos, y por tanto la importancia de que éstos sean libres, igual que el software.
  • OSM no es un mapa, es una base de datos: Que no pensasen en OSM como un mapa sino en la información geográfica libre y como OSM une precisamente las dos ideas anteriores.

Los alumnos

En total fueron casi 200 alumnos entre los dos centros, de 3º y 4º de ESO y algún ciclo de formación profesional, es decir de entre unos 15 y 18 años.

Tenía mis dudas sobre manejar grupos tan grandes, y sigo pensando que con un grupo más pequeño se podrían haber hecho más cosas, pero aún así, tengo que decir que estoy muy contento. Estuvieron muy atentos en general, motivados y participativos, y además me sorprendieron gratamente con muchas de las respuestas y opiniones a las diferentes dinámicas y cuestiones que les fui planteando.

Se habla mucho sobre las diferencias entre las nuevas generaciones y las pasadas, de si el nivel intelectual ha bajado, de si tienen menos interés… sin embargo mi experiencia es que cada vez que he dado charlas o talleres de este tipo me he encontrado justo con lo contrario. Creo que si se les ofrecen contenidos atractivos y se les motiva responden y lo agradecen. Creo que tienen la misma chispa intelectual que cualquier otra generación, sólo es cuestión de encontrar la forma de que salte.

El taller

Lo primero que tengo que decir es que el taller en realidad no fue un taller, sino más bien una charla. Al ser grupos tan numerosos no había posibilidad de usar un aula con ordenadores así que lo planteé más como una charla, incluyendo una demo para que viesen como se usa OpenStreetMap y organizando un pequeño concurso para tratar de incentivar que luego, desde sus casas, probasen el proyecto y trabajasen con él. Además de la presentación y el concurso preparé algunos enlaces, de los que fui hablando durante la charla, para que investigasen algo más por su cuenta. Todo el material está disponible aquí.

Como decía al principio, la primera parte estuvo más centrada en hablarles de la información geográfica y de los mapas, y de como éstos nos pueden ayudar a ver la información de otra manera. Nada más empezar el taller y sin mostrarles nada les pedí que cogiesen papel y bolígrafo y que en dos minutos me explicasen como era la zona en la que estábamos, el centro y los alrededores, que yo no conocía. Pasados los dos minutos les pedí que levantasen la mano aquellos que habían hecho un mapa.

Sorprendentemente ninguno lo hizo, en ninguno de los dos centros. Todos escribieron con palabras como era la zona. Después de eso les di otros dos minutos para que dibujasen un mapa.

No tenía muy claro que esperar cuando se me ocurrió la idea de la dinámica, pero desde luego no me esperaba que no hubiese nadie al que no se le ocurriese dibujar un mapa. Esa situación me sirvió muy bien para que se diesen cuenta de las ventajas de los mapas y empezar con la primera parte de la charla. Una vez que todos tenían un mapa empezamos a hablar de lo que habían dibujado, de como cada mapa por separado seguramente no me valdría para hacerme una idea en detalle de como era la zona, pero que si los juntábamos todos entonces la cosa cambiaba. De ahí enlazamos con la idea de hacer un mapa colaborativo y el proyecto OpenStreetMap.

La segunda parte ya fue más centrada en explicar OpenStreetMap en sí, como surgió, como funciona, por qué en realidad decimos que no es un mapa sino una base de datos, las típicas comparaciones con Google Maps y la labor del equipo humanitario de OSM.

Por último, explicamos como crearse una cuenta y como editar y colaborar con el proyecto, enlazando con el pequeño concurso que preparamos, para que durante las próximas semanas se animen a colaborar con el proyecto incentivados con un pequeño premio para los alumnos que más contribuyan en cada uno de los centros.

Las conclusiones

La primera es que me quedo con muchas ganas de repetir, cosa que ya me había pasado las veces anteriores. Es una experiencia muy enriquecedora y motivante y a la vez un reto para conseguir que para los alumnos también lo sea.

Estoy seguro que al menos alguna chispa hemos encendido y que de aquí saldrá algún nuevo contribuidor al proyecto OpenStreetMap, y que al menos la próxima vez que les pidan que expliquen algo, dudarán y pensarán que a lo mejor un mapa es la mejor opción.

A pesar de estar contento en líneas generales, como todo, siempre se puede mejorar. Aunque como charla está bien y creo que las ideas a transmitir eran las correctas, poder tener ordenadores y quizás grupos más pequeños para que pudiesen empezar a trabajar con el proyecto de forma guiada hubiese estado mejor. Quizás hacer más sesiones con menos alumnos cada vez sería lo ideal, pero por desgracia el tiempo que podemos dedicar a estas iniciativas es el que es.

Agradecer enormemente la ayuda de mi compañero Roberto con todas las gestiones previas y el apoyo durante la charlas, y por supuesto al personal de los centros implicados que las hicieron posible. Sin profesores motivados las chispas no saltan.

Share on twitter



blog comments powered by Disqus